Qué pasa cuando tu móvil está en manos de un refugiado

refugiados bbc action

fuente: BBC

 

En los próximos minutos tu móvil se convertirá en el móvil de un refugiado.  Y es verdad. Si miras este vídeo verticalmente en tu móvil, la pantalla se convertirá automáticamente en la pantalla de uno de los miles de refugiados que escapa desde Siria, Afganistán o Iraq rumbo a Europa.

Como si fuera él mismo el refugiado,  el usuario mira a través de la pantalla usurpada de su móvil el vídeo que BBC Media Action produjo después de hacer una investigación con la ayuda de más de 100 refugiados y agencias humanitarias.  El vídeo comienza con la siguiente pregunta: Si tuvieras que escapar de tu país, ¿qué artefacto tecnológico llevarías contigo?

Con el ruido del mar, de los niños llorando, de las fuerzas de seguridad desalojando campos, avanzamos en nuestra pantalla a través del mapa que cruzan los refugiados hasta llegar a Esmirna, en Turquía, desde donde intentan coger un bote para llegar a Grecia. A continuación, en la pantalla de nuestro móvil aparece la pregunta:

 ¿Dónde estás?

En el bote, no sé dónde. 

A lo largo del vídeo los mensajes del sistema operativo se corresponden con los momentos del viaje. En mitad de la incertidumbre en alta mar, aparece el esperado mensaje de que el teléfono no tiene cobertura, ni tiene una tarjeta SIM que funcione en ese país, cualquiera que éste sea…

 No hay internet

 ¿Tienes GPS?

 Mándame tu ubicación del GPS y te diré dónde estás

 

Aparece entonces la brújula del móvil que le ayuda al emisor a ubicarse según las coordenadas correspondientes

 Vas rumbo a Grecia, ¡y ya estás casi en Europa! ¿Qué es lo que puedes ver?

 

A continuación la aplicación de fotografía del móvil aparece en la pantalla disparando fotos de botes atiborrados de personas. Más tarde, se suceden las caras de los refugiados en la oscuridad de países desconocidos brillan a la luz de sus móviles.

 

Están cerrando la frontera. Vuelve. Tienes que encontrar otro camino

¿Seguro?

¿cómo sabes?

¿Puedo fiarme de ti?

Hay una pelea en mi campamento ahora mismo

Finalmente aparece un mensaje simulado con la tipografía de los mensajes de móvil diciendo que la crisis de los refugiados no se va a acabar. Un dedo presiona sobre el mensaje pero este no desaparece. Luego otro dedo, y otro más, pero sin resultado.

Anuncios

Whatsapp y Facebook reemplazan a los medios censurados en Burundi

SOS Médias Burundi  2 july 2016

 

grupo de Facebook de SOS Médias Burundi

 

Un día el gobierno de un país saca del aire a las principales estaciones de radio del país y para que la comunicación no se apague, un grupo de activistas empieza a usar Facebook y Whatsapp y llena los vacíos informativos causados por la violencia del estado y de las milicias opositoras.

Ese país es Burundi. El año pasado, el presidente Pierre Nkurunziza anunció que debido a las circunstancias irregulares a las que había llegado al gobierno estaba facultado para saltarse la constitución y podía presentarse a un tercer periodo. Entonces volvió la violencia entre los opositores y los leales a Nkurunziza, quien decretó el cierre de las estaciones de radio independiente y para que su menaje quedara claro, lanzó un cohete a Radio Publique Africaine, por si quedaban dudas de que actuaría contundentemente.

A partir de entonces el gobierno lanzó una campaña de represión contra los medios y el retrato de cualquier persona que hubiera desaparecido o que haya sido arrestada o asesinada apareció colgado en Facebook o en Whatsapp, gracias a SOS Médias Burundi.

Uno de los encargados de que parte de la población de Burundi siguiera “informada” es  Teddi Mazzina, que pasó de ser un simple fotógrafo a ser activista de SOS Médias Burundi, que comenzó como una especie de estación de radio clandestina.  Mazzina y sus compañeros etiquetan a los presidentes del África Oriental  y a los oficiales de Naciones de Unidas en las fotos que cuelgan en las redes sociales para que el gobierno sienta que es vigilado de alguna forma. Desde entonces, el Observatorio Independiente de Medios de Burundi ha denunciado amenazas, asesinatos, detenciones y la huida de más de cien periodistas del país.

Para intentar que los familiares de las víctimas puedan averiguar el paradero de sus seres queridos, trabajan los miembros de SOS Media Burundi poniendo en riesgo sus propias vidas. Organizan reuniones editoriales por Whatsapp, asignan trabajo,  y verifican la información tanto como pueden a través de Facebook o Twitter. El grupo confía en la información de unos 100 “reporteros de campo” no solo para informar sobre la crisis de los medios en Burundi, sino también sobre información vital para la gente como inundaciones o accidentes de tráfico.

En los últimos dos años han huido más de 250 mil personas a los países vecinos, y el enfrentamiento entre las milicias del gobierno y las milicias opositoras podrían traer una nueva época de violencia étnica y militar que había quedado atrás apenas hace apenas un poco más de una década.