Whatsapp y Facebook reemplazan a los medios censurados en Burundi

SOS Médias Burundi  2 july 2016

 

grupo de Facebook de SOS Médias Burundi

 

Un día el gobierno de un país saca del aire a las principales estaciones de radio del país y para que la comunicación no se apague, un grupo de activistas empieza a usar Facebook y Whatsapp y llena los vacíos informativos causados por la violencia del estado y de las milicias opositoras.

Ese país es Burundi. El año pasado, el presidente Pierre Nkurunziza anunció que debido a las circunstancias irregulares a las que había llegado al gobierno estaba facultado para saltarse la constitución y podía presentarse a un tercer periodo. Entonces volvió la violencia entre los opositores y los leales a Nkurunziza, quien decretó el cierre de las estaciones de radio independiente y para que su menaje quedara claro, lanzó un cohete a Radio Publique Africaine, por si quedaban dudas de que actuaría contundentemente.

A partir de entonces el gobierno lanzó una campaña de represión contra los medios y el retrato de cualquier persona que hubiera desaparecido o que haya sido arrestada o asesinada apareció colgado en Facebook o en Whatsapp, gracias a SOS Médias Burundi.

Uno de los encargados de que parte de la población de Burundi siguiera “informada” es  Teddi Mazzina, que pasó de ser un simple fotógrafo a ser activista de SOS Médias Burundi, que comenzó como una especie de estación de radio clandestina.  Mazzina y sus compañeros etiquetan a los presidentes del África Oriental  y a los oficiales de Naciones de Unidas en las fotos que cuelgan en las redes sociales para que el gobierno sienta que es vigilado de alguna forma. Desde entonces, el Observatorio Independiente de Medios de Burundi ha denunciado amenazas, asesinatos, detenciones y la huida de más de cien periodistas del país.

Para intentar que los familiares de las víctimas puedan averiguar el paradero de sus seres queridos, trabajan los miembros de SOS Media Burundi poniendo en riesgo sus propias vidas. Organizan reuniones editoriales por Whatsapp, asignan trabajo,  y verifican la información tanto como pueden a través de Facebook o Twitter. El grupo confía en la información de unos 100 “reporteros de campo” no solo para informar sobre la crisis de los medios en Burundi, sino también sobre información vital para la gente como inundaciones o accidentes de tráfico.

En los últimos dos años han huido más de 250 mil personas a los países vecinos, y el enfrentamiento entre las milicias del gobierno y las milicias opositoras podrían traer una nueva época de violencia étnica y militar que había quedado atrás apenas hace apenas un poco más de una década.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s