El poder demoniaco de las redes sociales y la victoria de Trump

 

facebook-1563273_1280

El shock provocado en Estados Unidos por la victoria de Donald Trump entre los dueños de los medios tradicionales y los ejecutivos de Facebook ha llevado a varios analistas a incurrir en dos conclusiones por lo menos inexactas: los periodistas no han bajado a la calle para conocer de primera mano la opinión de la gente y las redes sociales tienen un poder demoniaco capaz de convertir a empresarios en presidentes.

Ambas conclusiones muestran el tipo de pensamiento que se produce cuando los analistas se enfrentan a un resultado que no pueden predecir: pérdida del mundo conocido y llegada de los jinetes del apocalipsis.

Facebook es un lienzo blanco

Contra la opinión de un ejecutivo de Facebook de que la red social es “un lienzo en blanco” incapaz de determinar el resultado de unas elecciones, algunas analistas han señalado que la red social ha perdido el control sobre los contenidos que comparte, de modo que las publicaciones falsas se han multiplicado durante la campaña y han dado  la victoria del partido republicano.

Dichos analistas toman como ejemplo dos evidencias.  La primera es el hecho de que un grupo de chavales fuera capaz de construir miles de noticias falsas sobre Hillary Clinton desde un pueblito perdido en Macedonia para ganar dinero y sin ningún interés político de por medio. La segunda es que la cantidad de bulos que han convertido a Hillary Clinton en un ser maligno, ha enfurecido a millones de electores que se han lanzado a votar por Trump de forma masiva.

Los periodistas se quedaron en casa

Muchos periodistas se han quedado en las redacciones y, como no han bajado a la calle a hablar con la gente, no han podido prever los resultados electorales: ese es el juicio de algunos analistas estadounidenses. Pero como han demostrado María Ramírez y Eduardo Suárez, entre otros, muchos periodistas advirtieron sobre la posible victoria republicana, sobre las mentiras de Hillary, sobre los errores de los sondeos o las propuestas de Trump.

En definitiva: el tono de los análisis sobre las elecciones en Estados Unidos en los últimos días es apocalíptico: los medios han fallado, las encuestas han fallado, las redes sociales tienen un poder demoniaco. Las premisas de la predicción son muy parecidas a las del resultado: la sociedad es un ente transparente que se mide exclusivamente en datos predecibles, sólo falta encontrar el cálculo adecuado.  Este tipo de comentarios olvidan que la propaganda clásica requiere mucho más tiempo para conseguir sus resultados y que cuando los consigue, suelen ser de mucha más profundidad y extenderse mucho más en el tiempo.

Ni el mejor periodismo ni la influencia más absoluta de las redes sociales pueden explicar por sí misma la victoria de Trump (que ha perdido en número de votos). Ningún medio importante ha ignorado a la población. No existen redes sociales demoniacas capaces de encumbrar a empresarios en el poder. Existe una veloz e incesante transformación de la industria de la comunicación, y existen millones de usuarios desconocidos, cuyos comportamientos son impredecibles, y a menos que se busquen respuestas más reposadas en otras ciencias, los análisis seguirán errando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s