Bandas salvadoreñas rastrean a sus víctimas en Estados Unidos a través de Facebook

mara salvatruchas

Los salvadoreños que llegan a Estados Unidos huyendo de la violencia siguen en peligro: las bandas de su país podrían localizarlos a menos de que cuiden sus filtros de privacidad en Facebook.

Las redes sociales han facilitado la comunicación en tiempo real entre los adolescentes que han huido de El Salvador hacia Estados Unidos para empezar una nueva vida. Siempre hay una forma de ser encontrado a menos de que esa persona se encuentre dentro de un esquema similar al que siguen los testigos protegidos. Son encontrados por el contacto que establecen con su familia o con sus amigos.

 El ejemplo perfecto es el de un hombre que se comunicaba con su hermana menor y fue localizado por una banda de las denominadas “Maras”, algunos de cuyos miembros intentaron volver a extorsionarlo. Las comunidades de inmigrantes tienden a estar muy conectadas por las redes sociales y sus perfiles de facebook suelen ser públicos. Cualquiera puede ver qué han hecho, con quien, y dónde han estado.

Hay otro caso citado, por la salvadoreña- estadounidense Susan Cruz en el programa PRI’S The world, , que ayuda a los jóvenes de su país de origen a su llegada a los Estados Unidos y que de alguna u otra manera huyen de las bandas. Se trata de una adolescente perseguida por las bandas en una ciudad de El Salvador. Cuando cumplió doce años, el jefe de una banda quiso seducirla. Al ser rechazado, se violentó y le dijo que tarde o temprano sería suya. La persiguió hasta que un día intentó abusar de ella y ella dejó de ir a la escuela.

La joven empezó a recibir notas amenazantes que le dejaban debajo de la puerta. Ante la imposibilidad de hacer nada, sus padres la enviaron a los Estados Unidos donde intenta pedir asilo mientras desde El Salvador la banda la amenaza con hacer daño a su abuela. A pesar de esta amenazas, la adolescente ha logrado mantenerse hasta ahora a salvo del tipo que la perseguía en su ciudad natal gracias a que ha sabido mantener su privacidad en Facebook.

Al día de hoy la violencia entre las distintas bandas se ha recrudecido, en parte debido a la política del presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cern. Sánchez arrestó a 18  personas que participaron en la negociación de una tregua entre las bandas. El fiscal del Estado alegó que la tregua había hecho más fuertes a estas bandas involucradas en asociación ilícita, contrabando de artículos al interior de las cárceles y falsificación de documentos.

Distintas asociaciones de derechos humanos han insistido en la violación sistemática de los derechos humanos que el gobierno de Sánchez Cern ha llevado a cabo en estos arrestos.

 

Anuncios

El poder de los booktubers

 

german garmendia

 

el booktuber Germán Garmendia

 

Los booktubers son estrellas de rock. O al menos algunos de ellos.

Uno de los agentes literarios con más prestigio en América Latina, Guillermo Schavelzon, cuenta en su blog  la historia del  booktuber Germán Garmendia, un chileno de 26 años que recomienda a sus 28 millones de suscriptores qué leer. Tanta es la fama de Garmendia, que fue atendido como una  rock star en la última Feria de Buenos Aires, a la que acudió para presentar su propio libro, Chupaelperro.

Los youtubers son un horror, sostiene Schavelzon y recuerda que un día, al recomendarle a Mario Benedetti que acudiera a un programa de televisión a presentar un libro, el escritor le respondió: “no tiene sentido que vaya a programas en los que a mis lectores no les gustaría verme”. El agente tiene claro que youtube es un horror para recomendar buenos libros, pero también que esta plataforma no va a desaparecer, ni será fácil llevar al video la calidad de una buena crítica literaria.

Schavelzon, en un tono muy amargo, se pregunta si hoy sigue siendo necesario enviar los libros a los críticos literarios cuando casi nadie los lee. Los youtubers, mientras tanto, siguen ganando dinero a costa de su audiencia.

El rastro de unos teléfonos móviles desmiente la versión oficial sobre la desaparición forzada de 43 estudiantes en México

 

telefono uno

Señal de actividad telefónica el día de la desaparición. Fuente: lasillarota.com

 

El rastro dejado por los teléfonos celulares de algunas de las víctimas, ha vuelto a demostrar que el gobierno mexicano miente respecto del destino de 43 estudiantes normalistas en septiembre de 2014.

Durante una marcha reciente en la Ciudad de México, María Jesús, madre de José Eduardo, una de las víctimas, recordó que el día de la desaparición de los estudiantes mexicanos de Ayotzinapa, en el sur del país, llamó a su hijo por el móvil, y alguien apagó el teléfono. María Jesús, junto con las madres de los 43 estudiantes, marchó para reclamar al gobierno que abriera más líneas de investigación y así establecer de una vez por toda la responsabilidad de la policía, el ejército, y los propios gobiernos local y nacional en este asunto.

 

teléfono dos

mensaje enviado por un hijo a su madre. Fuente: lasillarota.com

 

Un grupo de investigadores independientes (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI  por sus siglas) volvió a confirmar que el gobierno mexicano miente al decir que los estudiantes fueron incinerados en una población llamada Cocula, y una de las pruebas principales es la actividad telefónica que mantuvieron varios estudiantes y narcotraficantes a la misma hora en la que supuestamente estaban siendo asesinados.

Uno de los teléfonos celulares de los 43 estudiantes presentó actividad una hora después de que, según el gobierno, los teléfonos estaban siendo incinerados junto con sus dueños. Pero no fue el único. Los teléfonos de otros seis estudiantes, y de por lo menos uno de los supuestos asesinos confesos estaban funcionando también a distintas horas que hacen imposible la versión oficial. Esta versión ha sido desmentida en muchas ocasiones por distintos grupos de profesionales. (Con información de lasillarota.com y dobletinta.com)

El ejecutivo de Google que impulsó la revolución árabe

 

Wael Ghonim

Wael Ghonim. Foto: Dylan Martinez/Reuters

Después de que en 2013 el gobierno de turno aplastara a la oposición política  egipcia, Wael Ghonim tuvo que abandonar El Cairo. Ghonim, un ejecutivo de Google, había ayudado a lanzar la revolución egipcia en 2011 y debido a la represión tuvo que emigrar a Estados Unidos en 2013, donde ahora se encuentra desarrollando herramientas para redes sociales en Sillicon Valley.

Cuatro años después del surgimiento de la “primavera árabe”, Ghonim ha dejado de pensar que Internet basta para hacer una revolución. Según cuenta a Zeynep Tufekci y David Talbot en  el MIT Technology Review, ahora, además de servir para difundir mensajes de grupos sociales que anteriormente no tenían voz, las redes sociales también sirven para difundir información falsla y propaganda, como hace el actual gobierno en Egipto.

Ghonim, quien ha vendido su plataforma de red social a Quora, cree que las herramientas sociales son una herramienta muy potente  cuando uno se organiza para una protesta. El problema viene cuando se avanza a una segunda o tercera pase y no se sabe qué hacer después de ocupar la plaza o de que el gobierno lance contramedidas contra las protestas.

A pesar de las malas experiencias, Ghonim cree que es posible desarrollar redes sociales en las que aparezcan conversaciones meditadas y educadas a escala.