La máquina de poesía de Google

 

google-data-knowledge-brain-featured
fuente: searchengine.com

Ahora Google quiere hacer poesía para aprender cómo funciona la mente humana.

Esta es la premisa de los investigadores de Google Brain: si alimentamos nuestro sistema con 11 mil novelas, de las cuales 3000 son novelas románticas y  1.500 de ciencia ficción conseguiremos que nuestra aplicación hable como habla la gente. El proyecto fue presentado el 3 de mayo en la Conferencia Internacional sobre Representaciones del Aprendizaje y pretende imitar la forma en la que trabaja el cerebro.

Los investigadores le dan dos frases al sistema para que éste genere tantas variaciones como pueda. Le pueden ofrecer dos frases: “soy un perro” y “muerte por asfixia”, para que con ellas encuentre tantos equivalentes como le sea posible y cree una transición entre ambas. Como en el ejemplo siguiente, en el que las frases en negritas son el origen del “poema”:

there is no one else in the world.
there is no one else in sight.
they were the only ones who mattered.
they were the only ones left.
he had to be with me.
she had to be with him.
i had to do this.
i wanted to kill him.
i started to cry.
i turned to him.

Anuncios

El ejecutivo de Google que impulsó la revolución árabe

 

Wael Ghonim

Wael Ghonim. Foto: Dylan Martinez/Reuters

Después de que en 2013 el gobierno de turno aplastara a la oposición política  egipcia, Wael Ghonim tuvo que abandonar El Cairo. Ghonim, un ejecutivo de Google, había ayudado a lanzar la revolución egipcia en 2011 y debido a la represión tuvo que emigrar a Estados Unidos en 2013, donde ahora se encuentra desarrollando herramientas para redes sociales en Sillicon Valley.

Cuatro años después del surgimiento de la “primavera árabe”, Ghonim ha dejado de pensar que Internet basta para hacer una revolución. Según cuenta a Zeynep Tufekci y David Talbot en  el MIT Technology Review, ahora, además de servir para difundir mensajes de grupos sociales que anteriormente no tenían voz, las redes sociales también sirven para difundir información falsla y propaganda, como hace el actual gobierno en Egipto.

Ghonim, quien ha vendido su plataforma de red social a Quora, cree que las herramientas sociales son una herramienta muy potente  cuando uno se organiza para una protesta. El problema viene cuando se avanza a una segunda o tercera pase y no se sabe qué hacer después de ocupar la plaza o de que el gobierno lance contramedidas contra las protestas.

A pesar de las malas experiencias, Ghonim cree que es posible desarrollar redes sociales en las que aparezcan conversaciones meditadas y educadas a escala.