El poder demoniaco de las redes sociales y la victoria de Trump

 

facebook-1563273_1280

El shock provocado en Estados Unidos por la victoria de Donald Trump entre los dueños de los medios tradicionales y los ejecutivos de Facebook ha llevado a varios analistas a incurrir en dos conclusiones por lo menos inexactas: los periodistas no han bajado a la calle para conocer de primera mano la opinión de la gente y las redes sociales tienen un poder demoniaco capaz de convertir a empresarios en presidentes.

Ambas conclusiones muestran el tipo de pensamiento que se produce cuando los analistas se enfrentan a un resultado que no pueden predecir: pérdida del mundo conocido y llegada de los jinetes del apocalipsis.

Facebook es un lienzo blanco

Contra la opinión de un ejecutivo de Facebook de que la red social es “un lienzo en blanco” incapaz de determinar el resultado de unas elecciones, algunas analistas han señalado que la red social ha perdido el control sobre los contenidos que comparte, de modo que las publicaciones falsas se han multiplicado durante la campaña y han dado  la victoria del partido republicano.

Dichos analistas toman como ejemplo dos evidencias.  La primera es el hecho de que un grupo de chavales fuera capaz de construir miles de noticias falsas sobre Hillary Clinton desde un pueblito perdido en Macedonia para ganar dinero y sin ningún interés político de por medio. La segunda es que la cantidad de bulos que han convertido a Hillary Clinton en un ser maligno, ha enfurecido a millones de electores que se han lanzado a votar por Trump de forma masiva.

Los periodistas se quedaron en casa

Muchos periodistas se han quedado en las redacciones y, como no han bajado a la calle a hablar con la gente, no han podido prever los resultados electorales: ese es el juicio de algunos analistas estadounidenses. Pero como han demostrado María Ramírez y Eduardo Suárez, entre otros, muchos periodistas advirtieron sobre la posible victoria republicana, sobre las mentiras de Hillary, sobre los errores de los sondeos o las propuestas de Trump.

En definitiva: el tono de los análisis sobre las elecciones en Estados Unidos en los últimos días es apocalíptico: los medios han fallado, las encuestas han fallado, las redes sociales tienen un poder demoniaco. Las premisas de la predicción son muy parecidas a las del resultado: la sociedad es un ente transparente que se mide exclusivamente en datos predecibles, sólo falta encontrar el cálculo adecuado.  Este tipo de comentarios olvidan que la propaganda clásica requiere mucho más tiempo para conseguir sus resultados y que cuando los consigue, suelen ser de mucha más profundidad y extenderse mucho más en el tiempo.

Ni el mejor periodismo ni la influencia más absoluta de las redes sociales pueden explicar por sí misma la victoria de Trump (que ha perdido en número de votos). Ningún medio importante ha ignorado a la población. No existen redes sociales demoniacas capaces de encumbrar a empresarios en el poder. Existe una veloz e incesante transformación de la industria de la comunicación, y existen millones de usuarios desconocidos, cuyos comportamientos son impredecibles, y a menos que se busquen respuestas más reposadas en otras ciencias, los análisis seguirán errando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Qué pasa cuando tu móvil está en manos de un refugiado

refugiados bbc action

fuente: BBC

 

En los próximos minutos tu móvil se convertirá en el móvil de un refugiado.  Y es verdad. Si miras este vídeo verticalmente en tu móvil, la pantalla se convertirá automáticamente en la pantalla de uno de los miles de refugiados que escapa desde Siria, Afganistán o Iraq rumbo a Europa.

Como si fuera él mismo el refugiado,  el usuario mira a través de la pantalla usurpada de su móvil el vídeo que BBC Media Action produjo después de hacer una investigación con la ayuda de más de 100 refugiados y agencias humanitarias.  El vídeo comienza con la siguiente pregunta: Si tuvieras que escapar de tu país, ¿qué artefacto tecnológico llevarías contigo?

Con el ruido del mar, de los niños llorando, de las fuerzas de seguridad desalojando campos, avanzamos en nuestra pantalla a través del mapa que cruzan los refugiados hasta llegar a Esmirna, en Turquía, desde donde intentan coger un bote para llegar a Grecia. A continuación, en la pantalla de nuestro móvil aparece la pregunta:

 ¿Dónde estás?

En el bote, no sé dónde. 

A lo largo del vídeo los mensajes del sistema operativo se corresponden con los momentos del viaje. En mitad de la incertidumbre en alta mar, aparece el esperado mensaje de que el teléfono no tiene cobertura, ni tiene una tarjeta SIM que funcione en ese país, cualquiera que éste sea…

 No hay internet

 ¿Tienes GPS?

 Mándame tu ubicación del GPS y te diré dónde estás

 

Aparece entonces la brújula del móvil que le ayuda al emisor a ubicarse según las coordenadas correspondientes

 Vas rumbo a Grecia, ¡y ya estás casi en Europa! ¿Qué es lo que puedes ver?

 

A continuación la aplicación de fotografía del móvil aparece en la pantalla disparando fotos de botes atiborrados de personas. Más tarde, se suceden las caras de los refugiados en la oscuridad de países desconocidos brillan a la luz de sus móviles.

 

Están cerrando la frontera. Vuelve. Tienes que encontrar otro camino

¿Seguro?

¿cómo sabes?

¿Puedo fiarme de ti?

Hay una pelea en mi campamento ahora mismo

Finalmente aparece un mensaje simulado con la tipografía de los mensajes de móvil diciendo que la crisis de los refugiados no se va a acabar. Un dedo presiona sobre el mensaje pero este no desaparece. Luego otro dedo, y otro más, pero sin resultado.

Whatsapp y Facebook reemplazan a los medios censurados en Burundi

SOS Médias Burundi  2 july 2016

 

grupo de Facebook de SOS Médias Burundi

 

Un día el gobierno de un país saca del aire a las principales estaciones de radio del país y para que la comunicación no se apague, un grupo de activistas empieza a usar Facebook y Whatsapp y llena los vacíos informativos causados por la violencia del estado y de las milicias opositoras.

Ese país es Burundi. El año pasado, el presidente Pierre Nkurunziza anunció que debido a las circunstancias irregulares a las que había llegado al gobierno estaba facultado para saltarse la constitución y podía presentarse a un tercer periodo. Entonces volvió la violencia entre los opositores y los leales a Nkurunziza, quien decretó el cierre de las estaciones de radio independiente y para que su menaje quedara claro, lanzó un cohete a Radio Publique Africaine, por si quedaban dudas de que actuaría contundentemente.

A partir de entonces el gobierno lanzó una campaña de represión contra los medios y el retrato de cualquier persona que hubiera desaparecido o que haya sido arrestada o asesinada apareció colgado en Facebook o en Whatsapp, gracias a SOS Médias Burundi.

Uno de los encargados de que parte de la población de Burundi siguiera “informada” es  Teddi Mazzina, que pasó de ser un simple fotógrafo a ser activista de SOS Médias Burundi, que comenzó como una especie de estación de radio clandestina.  Mazzina y sus compañeros etiquetan a los presidentes del África Oriental  y a los oficiales de Naciones de Unidas en las fotos que cuelgan en las redes sociales para que el gobierno sienta que es vigilado de alguna forma. Desde entonces, el Observatorio Independiente de Medios de Burundi ha denunciado amenazas, asesinatos, detenciones y la huida de más de cien periodistas del país.

Para intentar que los familiares de las víctimas puedan averiguar el paradero de sus seres queridos, trabajan los miembros de SOS Media Burundi poniendo en riesgo sus propias vidas. Organizan reuniones editoriales por Whatsapp, asignan trabajo,  y verifican la información tanto como pueden a través de Facebook o Twitter. El grupo confía en la información de unos 100 “reporteros de campo” no solo para informar sobre la crisis de los medios en Burundi, sino también sobre información vital para la gente como inundaciones o accidentes de tráfico.

En los últimos dos años han huido más de 250 mil personas a los países vecinos, y el enfrentamiento entre las milicias del gobierno y las milicias opositoras podrían traer una nueva época de violencia étnica y militar que había quedado atrás apenas hace apenas un poco más de una década.

 

Bandas salvadoreñas rastrean a sus víctimas en Estados Unidos a través de Facebook

mara salvatruchas

Los salvadoreños que llegan a Estados Unidos huyendo de la violencia siguen en peligro: las bandas de su país podrían localizarlos a menos de que cuiden sus filtros de privacidad en Facebook.

Las redes sociales han facilitado la comunicación en tiempo real entre los adolescentes que han huido de El Salvador hacia Estados Unidos para empezar una nueva vida. Siempre hay una forma de ser encontrado a menos de que esa persona se encuentre dentro de un esquema similar al que siguen los testigos protegidos. Son encontrados por el contacto que establecen con su familia o con sus amigos.

 El ejemplo perfecto es el de un hombre que se comunicaba con su hermana menor y fue localizado por una banda de las denominadas “Maras”, algunos de cuyos miembros intentaron volver a extorsionarlo. Las comunidades de inmigrantes tienden a estar muy conectadas por las redes sociales y sus perfiles de facebook suelen ser públicos. Cualquiera puede ver qué han hecho, con quien, y dónde han estado.

Hay otro caso citado, por la salvadoreña- estadounidense Susan Cruz en el programa PRI’S The world, , que ayuda a los jóvenes de su país de origen a su llegada a los Estados Unidos y que de alguna u otra manera huyen de las bandas. Se trata de una adolescente perseguida por las bandas en una ciudad de El Salvador. Cuando cumplió doce años, el jefe de una banda quiso seducirla. Al ser rechazado, se violentó y le dijo que tarde o temprano sería suya. La persiguió hasta que un día intentó abusar de ella y ella dejó de ir a la escuela.

La joven empezó a recibir notas amenazantes que le dejaban debajo de la puerta. Ante la imposibilidad de hacer nada, sus padres la enviaron a los Estados Unidos donde intenta pedir asilo mientras desde El Salvador la banda la amenaza con hacer daño a su abuela. A pesar de esta amenazas, la adolescente ha logrado mantenerse hasta ahora a salvo del tipo que la perseguía en su ciudad natal gracias a que ha sabido mantener su privacidad en Facebook.

Al día de hoy la violencia entre las distintas bandas se ha recrudecido, en parte debido a la política del presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cern. Sánchez arrestó a 18  personas que participaron en la negociación de una tregua entre las bandas. El fiscal del Estado alegó que la tregua había hecho más fuertes a estas bandas involucradas en asociación ilícita, contrabando de artículos al interior de las cárceles y falsificación de documentos.

Distintas asociaciones de derechos humanos han insistido en la violación sistemática de los derechos humanos que el gobierno de Sánchez Cern ha llevado a cabo en estos arrestos.

 

El poder de los booktubers

 

german garmendia

 

el booktuber Germán Garmendia

 

Los booktubers son estrellas de rock. O al menos algunos de ellos.

Uno de los agentes literarios con más prestigio en América Latina, Guillermo Schavelzon, cuenta en su blog  la historia del  booktuber Germán Garmendia, un chileno de 26 años que recomienda a sus 28 millones de suscriptores qué leer. Tanta es la fama de Garmendia, que fue atendido como una  rock star en la última Feria de Buenos Aires, a la que acudió para presentar su propio libro, Chupaelperro.

Los youtubers son un horror, sostiene Schavelzon y recuerda que un día, al recomendarle a Mario Benedetti que acudiera a un programa de televisión a presentar un libro, el escritor le respondió: “no tiene sentido que vaya a programas en los que a mis lectores no les gustaría verme”. El agente tiene claro que youtube es un horror para recomendar buenos libros, pero también que esta plataforma no va a desaparecer, ni será fácil llevar al video la calidad de una buena crítica literaria.

Schavelzon, en un tono muy amargo, se pregunta si hoy sigue siendo necesario enviar los libros a los críticos literarios cuando casi nadie los lee. Los youtubers, mientras tanto, siguen ganando dinero a costa de su audiencia.

Las oscuras prácticas de Apple en una fábrica de Shanghai

Apple_iPhone_factory_16-large_trans++gsaO8O78rhmZrDxTlQBjdEbgHFEZVI1Pljic_pW9c90

interior de una fábrica de Iphones en Shanghai. Fuente: The Telegraph

 

50.000 personas entran diariamente y se visten con uniformes rosas y gorros azules para fabricar los teléfonos móviles más famosos del mundo. En las instalaciones de la empresa Pegatron Corp Factory, un complejo del tamaño de 90 estadios de fútbol, ubicado en Shanghai, los empleados han llegado a trabajar hasta 12 horas diarias para obtener ingresos adicionales a sus pobres salarios bases.

 

The Telegraph recuerda al respecto que el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, se mostró “muy ofendido” cuando en 2014 un documental mostraba a gente durmiéndose durante uno de sus turnos de trabajo de 12 horas. Cook negó la acusación de que Apple maltrataba a sus empleados en las factorías asiáticas.

Al día de hoy, los empleados tiene que pasar por un detector de metales y otro de reconocimento facial para poder llegar a su puesto de trabajo, de modo que ninguno de ellos logre pasar cámaras o micrófonos ocultos y se pueda mostrar al público sus condiciones de trabajo.

En 2014 la BBC informó de que  además de quedarse dormidos en sus turnos de 12 horas, a veces los empleados eran obligados a trabajar 18 días seguidos.

Y aunque las imágenes que ilustran esta nota hayan sido tomadas por un fotógrafo de Bloomberg, con el consentimiento de la empresa, y han llevado a cabo auditorías a casi todas sus subcontratas asiáticas, los ejecutivos de Apple aún mantienen gran parte de su sistema laboral en secreto.

Datos vs. minorías sociales

enigma

La injusticia de los algoritmos. Fuente: Pixabay

Los datos son exactos, pero también injustos, en especial cuando miden la raza y la clase social.

Lo ha contado hace ya mucho tiempo Moritz Hardt en Medium, pero el suyo es uno de esos posts que siguen vigentes porque los datos controlan cada vez más territorios de la realidad que antes no gobernaban.

Según Hardt, los datos son “espejos sociales”. Los algoritmos inteligentes aprenden con base a datos diseñadas para tomar decisiones. Si las minorías sociales no están representadas en estos datos, cualquier algoritmo será necesariamente injusto. De hecho, Los patrones estadísticos que se aplican a las mayorías son en muchas ocasiones inválidos para las minorías.

Hay dos ejemplos esclarecedores. El primero tiene que ver con las dificultades que tiene Amazon para entregar sus productos al mismo precio y con la misma rapidez en todas las áreas de una ciudad. El segundo con los datos que se utilizan para asignar a los residentes un parámetro de peligrosidad.

La única solución, sugiere Hardt, sería crear parámetros de medición más complejos que evitaran la parcialidad de los algoritmos que utilizan los humanos para distribuir riquezas y justicia por igual.

Los algoritmos que gobiernan nuestras vidas

 

algoritmo pixabay

 

Programación de un ordenador. Fuente: Pixabay

 

Los algoritmos son un producto de la imaginación humana y pueden manejarte.

Según un artículo aparecido en The Colombia Journalism Review, los algoritmos utilizados en las aplicaciones informáticas que utilizan las empresas privadas y los gobiernos, están empezando a gobernar nuestras vidas de forma a veces impredecible. Las matemáticas casi nunca son sólo números, también, como en el caso de los algoritmos, reflejan los valores dominantes de una época.

Cada día seguimos las recomendaciones de Netflix, las tendencias de Twitter o nos dejamos ayudar por el autocompletado de Google. Pero a diferencia de los usuarios comunes y corrientes, los periodistas tienen que cuestionar el poder en la sombra que estos números empiezan a ejercer en ciertas áreas de la sociedad.

La autora del artículo, Chava Gourarie (@chavarisa), entrevista a Mark Hansen, estadístico y director del Instituto Brown en la Universidad de Columbia. Hansen dice de los algoritmos: “Son todo menos objetivos, son producto de la imaginación humana” y pregunta: “¿De cuantas maneras podríamos contestar a la pregunta de cuántos latinos viven en Nueva York?”.

Al día de hoy varios medios estadounidenses ya investigan esta clase de temas para saber, por ejemplo, si un automóvil de Uber tarda más en llegar a una zona de blancos que a una de negros, o si una tienda online aumenta sus precios según la distancia que hay entre un cliente y una tienda de la competencia, o incluso de qué manera determina un banco si concede o no un crédito.

Los algoritmos no son racistas en sí mismos, sugiere Gourarie, pero si éstos aprenden de patrones de comportamiento de los usuarios de la red, si a una mujer le ofrecen un trabajo con un salario más bajo, lo más seguro que este comportamiento se multiplique en el futuro.

Por eso, además de los periodistas existen ya profesionales de la computación científica intentando comprobar que la información que se utiliza en las bases de datos públicas sea lo más imparcial posible.

Retrato de la ciudad de Panamá por John Lee Anderson

panama

fuente: Pixabay

Los edificios fantasma en Panamá sirven para lavar dinero.

Cuenta el ya legendario periodista John Lee Anderson en The New Yorker que en una visita a Panamá en los años noventa, observó que en un edificio de oficinas recién construido la mayoría de las oficinas estaban vacías. Al preguntarle a su guía la razón, éste le respondió: “es lavado de dinero”. Por cada oficina vacía, se había establecido un negocio fantasma. Un traficante podría necesitar decenas de oficinas para cada una de las empresas ficticias que creara en Panamá.

El amigo y guía de Anderson calculó que en ese edificio sería posible lavar hasta cien millones de dólares al año. Anderson dice que en 1999, cuando el Canal de Panamá fue devuelto a la soberanía panameña, un economista local y expresidente del Banco Mundial, Nicolás Ardito Barletta, le contó que el modelo de futuro para su país era el de ser una mezcla entre Singapur y Rotterdam. En uno de los paseos que compartió con Barletta, dos de sus acompañantes se mostraron muy incómodos ante la presencia de un periodista. Uno de ellos era Josep, hijo de Jordi Pujol.

Por ese entonces, el alcalde de la ciudad de Panamá, Juan Carlos Navarro, le confesó a Anderson que deseaban ser una nueva Suiza, que atrajera inversores, aún si se tratara de dinero sucio.

 

El periodista multado por publicar una foto en twitter

the guardian

fotografía: Paul White/ap. Fuente: The Guardian

La llamada Ley Mordaza se ha cobrado su segunda víctima y The Guardian se ha hecho eco de la noticia.

El periodista español Axier López fue multado con 601 euros por publicar en su cuenta de twitter una fotografía en la que se puede ver a dos agentes arrestando a Naroa Airznabarreta, quien se había negado a presentarse a la vista oral en la que se le juzgaba por un corte en la autopista A8 en protesta por la ilegalización de la organización juvenil Segi en 2007. López subió estas fotos el 3 de marzo.

La Ley Mordaza (llamada oficialmente Ley Ciudadana), que entre otras cosas impone multas a periodistas y medios que distribuyan fotografías con imágenes no autorizadas de policías, fue puesta en marcha en 2015 por el gobierno del Partido Popular y desde entonces ha sido criticada por expertos de Naciones Unidas, asociaciones de periodistas, organizaciones de derechos humanos y partidos políticos.