Los veteranos de guerra usan las redes sociales como alarmas antisuicidio

veteran's adovcate map

Mapa de puntos de ayuda a veteranos de guerra

Los avisos de los “colegas online” se han vuelto tan importantes como las terapias, según cuenta Robert Bennet, un veterano de las fuerzas aéreas estadounidenses. Los “colegas online” son los anuncios que algunos veteranos de guerran cuelgan en el Facebook cada día 22 de mes para evitar que alguno de sus compañeros piense en suicidarse.

 

buddy 22

grupo Buddy Check 22. Fuente: facebook

 

Según cuenta Chistine Hauser en The New York Times a partir de un estudio del Departamento de Veteranos, se llegó a la cifra aproximada de 22 excombatientes que se suicidaron en 2010 y aunque otros estudios posteriores situaron ese cálculo en una cifra mucho más baja, el 22 se convirtió en un recordatorio y en el día del mes en que los veteranos se alertaban unos a otros sobre la necesidad de ayudarse para no morir.

Buddy check 22 es el nombre de este grupo de Facebook, pero existen también otros grupos en la red social que cumplen la misma función y que se convierten en una especie de cadena de pequeñas comunidades que ayudan a los soldados a sobrevivir.

Anuncios

Cuando Facebook y Twitter sirven para buscar a tus familiares desaparecidos

 

tebuscaré hasta encontrarte

 

Grupo de Facebook de los familiares de los desaparecidos. Fuente: página de Facebook

 

 

Los familiares de desaparecidos en México utilizan las redes para hacer “lo que no hace el gobierno”.

Los otros desaparecidos de Iguala, son un grupo de personas que busca desaparecidos en el “mágico” estado de Guerrero (mágico porque allí desapareces) y que han creado un grupo de Facebook llamada Tebuscaréhastaencontrarte Unidos lo lograremos, para encontrar personas por todo el país a través de las redes sociales.

Hasta principios de 2015, había en México más de 25 mil desaparecidos según las cifras oficiales y según cuenta Almudena Ortega en esta nota publicada en Verne, a esta página de Facebook llegan mensajes anónimos ofreciéndoles sugerencias sobre dónde pueden buscar, se divulgan artículos fotos, se avisa de personas ya encontradas. Además de esta página, entre todos forman una red de cuentas, perfiles y páginas de Facebook o Twitter para poder encontrar a sus seres queridos.

Los algoritmos que gobiernan nuestras vidas

 

algoritmo pixabay

 

Programación de un ordenador. Fuente: Pixabay

 

Los algoritmos son un producto de la imaginación humana y pueden manejarte.

Según un artículo aparecido en The Colombia Journalism Review, los algoritmos utilizados en las aplicaciones informáticas que utilizan las empresas privadas y los gobiernos, están empezando a gobernar nuestras vidas de forma a veces impredecible. Las matemáticas casi nunca son sólo números, también, como en el caso de los algoritmos, reflejan los valores dominantes de una época.

Cada día seguimos las recomendaciones de Netflix, las tendencias de Twitter o nos dejamos ayudar por el autocompletado de Google. Pero a diferencia de los usuarios comunes y corrientes, los periodistas tienen que cuestionar el poder en la sombra que estos números empiezan a ejercer en ciertas áreas de la sociedad.

La autora del artículo, Chava Gourarie (@chavarisa), entrevista a Mark Hansen, estadístico y director del Instituto Brown en la Universidad de Columbia. Hansen dice de los algoritmos: “Son todo menos objetivos, son producto de la imaginación humana” y pregunta: “¿De cuantas maneras podríamos contestar a la pregunta de cuántos latinos viven en Nueva York?”.

Al día de hoy varios medios estadounidenses ya investigan esta clase de temas para saber, por ejemplo, si un automóvil de Uber tarda más en llegar a una zona de blancos que a una de negros, o si una tienda online aumenta sus precios según la distancia que hay entre un cliente y una tienda de la competencia, o incluso de qué manera determina un banco si concede o no un crédito.

Los algoritmos no son racistas en sí mismos, sugiere Gourarie, pero si éstos aprenden de patrones de comportamiento de los usuarios de la red, si a una mujer le ofrecen un trabajo con un salario más bajo, lo más seguro que este comportamiento se multiplique en el futuro.

Por eso, además de los periodistas existen ya profesionales de la computación científica intentando comprobar que la información que se utiliza en las bases de datos públicas sea lo más imparcial posible.

Retrato de la ciudad de Panamá por John Lee Anderson

panama

fuente: Pixabay

Los edificios fantasma en Panamá sirven para lavar dinero.

Cuenta el ya legendario periodista John Lee Anderson en The New Yorker que en una visita a Panamá en los años noventa, observó que en un edificio de oficinas recién construido la mayoría de las oficinas estaban vacías. Al preguntarle a su guía la razón, éste le respondió: “es lavado de dinero”. Por cada oficina vacía, se había establecido un negocio fantasma. Un traficante podría necesitar decenas de oficinas para cada una de las empresas ficticias que creara en Panamá.

El amigo y guía de Anderson calculó que en ese edificio sería posible lavar hasta cien millones de dólares al año. Anderson dice que en 1999, cuando el Canal de Panamá fue devuelto a la soberanía panameña, un economista local y expresidente del Banco Mundial, Nicolás Ardito Barletta, le contó que el modelo de futuro para su país era el de ser una mezcla entre Singapur y Rotterdam. En uno de los paseos que compartió con Barletta, dos de sus acompañantes se mostraron muy incómodos ante la presencia de un periodista. Uno de ellos era Josep, hijo de Jordi Pujol.

Por ese entonces, el alcalde de la ciudad de Panamá, Juan Carlos Navarro, le confesó a Anderson que deseaban ser una nueva Suiza, que atrajera inversores, aún si se tratara de dinero sucio.

 

El periodista multado por publicar una foto en twitter

the guardian

fotografía: Paul White/ap. Fuente: The Guardian

La llamada Ley Mordaza se ha cobrado su segunda víctima y The Guardian se ha hecho eco de la noticia.

El periodista español Axier López fue multado con 601 euros por publicar en su cuenta de twitter una fotografía en la que se puede ver a dos agentes arrestando a Naroa Airznabarreta, quien se había negado a presentarse a la vista oral en la que se le juzgaba por un corte en la autopista A8 en protesta por la ilegalización de la organización juvenil Segi en 2007. López subió estas fotos el 3 de marzo.

La Ley Mordaza (llamada oficialmente Ley Ciudadana), que entre otras cosas impone multas a periodistas y medios que distribuyan fotografías con imágenes no autorizadas de policías, fue puesta en marcha en 2015 por el gobierno del Partido Popular y desde entonces ha sido criticada por expertos de Naciones Unidas, asociaciones de periodistas, organizaciones de derechos humanos y partidos políticos.

 

Lo que a la gente (que lee los medios online) no le importa

 

el clarin

fuente: Kiosco.net

A los argentinos les interesan la economía y las elecciones, pero sobre todo el entretenimiento.

Una investigación publicada en  Anfibia, confirma lo que muchos ya sospechábamos: existe una brecha informativa entre las agendas del público y las agendas de los medios.  Mientras éstos privilegian asuntos de interés público en sus portadas, los lectores se interesan igual o más por la diversión. Su interés por “lo que pasa”, aumenta generalmente con las elecciones o los escándalos políticos, es decir, eventos políticos relacionados directamente con su vida.

Cuando los argentinos buscan temas de esparcimiento, incluyen en su dieta temas internacionales como la entrega de los Oscar, la Champions League o fotos y videos de animales. Esta brecha editorial, dicen en Anfibia, presenta un dilema para los medios, como dijera en su momento el periodista Martín Caparrós,  parece que el periodismo fuera cada vez más “contar las cosas que muchos no quieren saber”.

 

El “Netflix independiente” de la radio Mexicana

 

convoy

Fuente: Convoy

Cuando sus programas empezaron a distribuirse por medio de una aplicación, Olallo Rubio al fin pudo abrir la boca y contar la historia oscura de la coca-cola en su país. Y todo gracias a la creación de Convoy, un nuevo servicio parecido al de Netflix que pretende plantar cara a la industria radiofónica mexicana. Así lo cuenta Ana Campoy(@ana_campoy_) en Quartz

No es la primera iniciativa de este tipo que periodistas ciudadanos o profesionales han tomado para enfrentarse a la industria mediática. Un ejemplo de ello ha sido Carmen Aristegui, periodista de investigación quien dejó la empresa para la que trabajaba (MVS) debido a que su equipo publicó una investigación sobre  La llamada “Casa blanca”, una construcción de más de cuatro millones de euros adquirida por la primera dama mexicana.

Desde 39 pesos al mes (unos dos euros), los escuchas pueden tener acceso a una radio sin anuncios y con un tono irreverente y crítico . En su nuevo programa, Rubio opina de todo: desde la música hasta la política. Hasta ahora 14.000 personas se han suscrito al servicio desde que empezó a principios de marzo.

 

Ciudadano Google, Ciudadano Facebook

citizen ex.png

Fuente: Citizen Ex

Puedes tener una nacionalidad según donde naciste o cuáles son tus vínculos de sangre, pero aunque no lo hayas pensado antes, también tienes una nacionalidad algorítmica.

Puedes haber nacido en el Reino Unido o en Japón, pero si tu identidad se basa en los lugares que visitas en Internet, ¿de dónde eres? Esta es una de las preguntas que se ha hecho el artista James Bridle para crear “Citizen Ex”, una serie de aplicaciones para Chrome, Safari y Firefox que te asigna una ciudadanía múltiple basada en tu historial de visitas en internet.

Abres tu navegador, saltas de una página a otra durante un tiempo, y luego abres el registro de ese viaje convertido en un mapa bastante preciso. Así emerge una geografía compuesta de países con distintas leyes de protección de datos con la que te has construido una ciudadanía “algorítmica”. Este mapa puede convertirte, por ejemplo en un ciudadano 60 por ciento estadounidense, 20 por ciento británico y 20 por ciento alemán.

Según aparece en uno de los documentos de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés), filtrado por Edward Snowden, a los ciudadanos vigilados por distintas agencias de seguridad se les asigna una ciudadanía algorítmica. Este procedimiento pone en riesgo la privacidad y la libertad de expresión.

Pero según cree Bridle, esta nueva seña de identidad no se corresponde con ninguna utopía como pertenecer a una comunidad universal, sino más bien a un tipo de ciudadanía corporativa: las páginas más visitadas son las de Google y Facebook. El reverso de este nuevo tipo de identidad corporativa sería su utilización como instrumento de democracia participativa o representación proporcional y el “citizen Ex intenta que sus usuarios tomen conciencia de ello.

 

Se buscan poetas en Silicon Valley

robots-764951__180

Ahora los poetas, los guionistas, los novelistas y los comediantes también viven de inventarle vida y obra  a las enfermeras virtuales.

Según cuenta Elizabeth Dwoskin (@lizzadwoskin) en el Washington Post, una antigua guionista de Hollywood se ha mudado a Sillicon Valley para construir la personalidad de un asistente virtual animado por inteligencia artificial, y que interacciona con pacientes enfermos.

Robyn Ewing, la guionista, trabaja con ingenieros en el paquete de software llamado Sophie, que puede ser descargado a un teléfono. Sophie recuerda a sus usuarios que revisen su medicación, les pregunta cómo se encuentran o si tienen dolor, y y luego envía los datos a un médico de carne y hueso.

Junto al equipo de ingenieros que ha diseñado Siri (Apple), Alexa (Amazon) y Cortana (Microsoft), se pueden encontrar poetas, comediantes, escritores, ayudando a construir herramientas de inteligencia artificial. Esas largas horas que los creadores han dedicado a pensar personajes, son equivalentes a las que ahora los escritores IA (inteligencia artificial) utilizan para insuflar vida a sus bots. Esta clase de escritores para aplicaciones médicas o de productividad, deciden si sus bots son adictos al trabajo, optimistas irredentos o demasiado discretos.

Según cuenta la autora de la noticia, para 2019, más de un tercio de la fuerza de trabajo en Estados Unidos trabajará con este tipo de tecnologías, y para 2025, 12.7 millones de trabajos estarán relacionados con la construcción de robots o software de automatización.

 

Programadores sin futuro, las estrategias offline de ISIS y las redes sociales “tumbagobiernos”

Aprender a programar no salvará tu vida

3058251-poster-p-1-why-learning-to-code-wont-save-your-job

Stocksnap via Pixabay

Según Douglas Rushkoff (@rushkoff), el mantra: “aprender a programar para asegurar tu futuro laboral”, cada vez tiene menos validez. Con el paso de los años, la cantidad de trabajo que se encarga a programadores mal pagados en países emergentes como India, aumenta exponencialmente. “Aprender a programar no acabará con el desempleo del mismo modo que el pleno empleo en la industria editorial no llegará porque la gente aprenda a leer y escribir”, dice Rushkoff, autor de throwing rocks at the Google Bus: How growth became the enemy of prosperity (Lanzando piedras al autobús de Google. Cómo el crecimiento se convirtió en el enemigo de la prosperidad).

El teórico de medios intenta asustarnos aún más en su artículo de Fast Company: por cada programador contratado se despide a cientos de trabajadores (y además de los programadores están los robots). Sí, aún es más grande la oferta que la demanda de programadores, pero no por mucho tiempo. El aumento de la productividad provocado por la tecnología trae consigo despidos de trabajadores y nuevos dividendos a los accionistas, y nosotros, siguiendo el mantra como quien canta la canción del verano, seguimos intentando aprender a programar.

 

Los adolescentes renuevan el idioma en las redes sociales

56fc4ed12e00002d009500aa

Stocksnap via Pixabay

A pesar de las quejas de algunos padres ignorantes, las conversaciones que tienen los adolescentes no están “arruinando” el lenguaje. Al contrario, tal y como cuenta  Maddie Crum (@maddiecrum) en la sección de tecnología de la versión estadounidense de The Huffington Post, los adolescentes son los más usuarios más creativos del lenguaje. Crum cita a la profesora de lingüística de la Universidad de Toronto, Sali Tagliamonte, quien en su libro  Teen talk: the language of adolescents (teen talk: el lenguaje adolescente), demuestra que a pesar de la cantidad de veces que los jóvenes utilizan muletillas en sus discursos en realidad están produciendo cambios en la lengua constantemente.

Para llegar a esa conclusión Tagliamonte pidió a sus alumnos un registro de sus conversaciones en las redes sociales durante años y su conclusión fue muy simple: los textos estaban perfectamente escritos y las deformaciones lingüísticas de los mismos eran insignificantes. De hecho, concluía la académica, el lenguaje adolescente era en su mayor parte un reflejo del uso promedio que de la lengua hacía la población en general. Y un dato importante: de entre la población joven, son las mujeres las que lideran el cambio lingüístico.

 

Las estrategias offline del Estado Islámico

 

isis-recruitment-video-008

Al Hayat Media Centre/AFP/Getty Images

Mientras los occidentales tienen la mirada puesta en los constantes ataques a los territorios controlados por el terrorismo yihadista en medio oriente, el Estado Islámico propaga su mensaje “offline”: en Siria, Irak o Libia, existen cadenas de radio y medios impresos que defienden a los combatientes del Daesh de la “propaganda occidental”.

 

Debido a que cada día les resulta más difícil difundir su propia propaganda por Internet, el Estado Islamico (ISIS) se procura otros medios. Noche y día, según cuenta Charlie Winter (@charliewinter) en Brookings, la estación Al-Bayan retransmite sus programas en la frecuencia de onda corta desde la Libia Central hasta el este de Irak mediante programas que van de boletines de noticias y “lecciones de historia” a fatuas retransmitidas en vivo.  Otro ejemplo es la Newsletter al-Naba, que se ha transformado en un periódico semanal lanzado los domingos, con entrevistas exclusivas, pieza de opinión e infografías.

Por si fuera poco, en aquellos lugares controlados por el Daesh, el internet está bajo la vigilancia de sus servicios de inteligencia. Winter cree que estos medios levantan la moral a los combatientes y mantienen a raya a los disidentes, y que el ISIS ejerce un control totalitario de los medios de misma forma que en su día lo hicieron Hitler o Stalin. En conclusión, que al ISIS se le debe combatir en el terreno, pero también en los medios.

 

Evo acusa a las redes sociales de “tumbar su gobierno”

 

352413

Stocksnap via Pixabay

 

Si he perdido el referéndum, la culpa la tienen las redes sociales. Al menos eso es lo que piensa el presidente boliviano Evo Morales, quien fue derrotado en una convocatoria abierta a los ciudadanos para votar a favor o en contra de un tercer mandato del actual presidente.

Como respuesta, según cuenta Gisela Perez de Acha (@gisela_pda) en la página web Derechos Digitales su gobierno ha anunciado que presentará un proyecto de ley para regular las mismas redes sociales. A través de ellas se conoció un supuesto caso de tráfico de influencias que involucraba a una expareja de Morales, Gabriela Zapata, con la que el presidente habría tenido un hijo que murió poco tiempo después de nacer.

Según Global Voices, si esta ley fuera aprobada, se podría castigar con cárcel a quienes mediante las nuevas tecnologías intenten recolectar datos, violen datos personales o afecten “la honra de una persona individual, colectiva, pública o privada”. Global Voices cree que esta ley podría ser utilizada para encarcelar a opositores al gobierno de Morales. Hasta hoy, todavía no está demostrado que las redes sociales tumben gobiernos por sí solas, pero sí que los gobiernos de cualquier signo pueden utilizar las redes sociales como pretexto para perseguir a los disidentes.

 

Los peligros de dejar nuestra memoria “en la nube”

 

when20we20are20no20more

Fuente: Washington Post

 

Si gran parte del patrimonio cultural se queda almacenada en estériles bases de datos más que en objetos, ¿Qué clase de memoria heredarán las futuras generaciones? Esta es la pregunta que intenta responder Abby Smith Rumsey en su libro  When we are no more (Cuando no somos más), que reseña el escritor Nicholas Carr en el Washington Post.

Si se la separa de su materialidad (memoria convertida en objetos) y de su unión con las emociones y los sentidos, la memoria corre el riesgo de desaparecer. Como señala Smith Rumsey, a lo largo de la historia la humanidad se ha preocupado más por registrar sus recuerdos que por preservarlos para el futuro. Si en lugar de encontrar nuestro encuentro encontramos un error porque la página no existe, “el siglo 21 estará lleno de páginas en blanco y de silencios sin resolver”, predice Rumsey, aunque evitar convertirse en apocalíptica y prefiere pensar en un futuro en el que los humanos tomen el control de su futuro y establezcan estrategias para preservar la memoria digital.