El rastro de unos teléfonos móviles desmiente la versión oficial sobre la desaparición forzada de 43 estudiantes en México

 

telefono uno

Señal de actividad telefónica el día de la desaparición. Fuente: lasillarota.com

 

El rastro dejado por los teléfonos celulares de algunas de las víctimas, ha vuelto a demostrar que el gobierno mexicano miente respecto del destino de 43 estudiantes normalistas en septiembre de 2014.

Durante una marcha reciente en la Ciudad de México, María Jesús, madre de José Eduardo, una de las víctimas, recordó que el día de la desaparición de los estudiantes mexicanos de Ayotzinapa, en el sur del país, llamó a su hijo por el móvil, y alguien apagó el teléfono. María Jesús, junto con las madres de los 43 estudiantes, marchó para reclamar al gobierno que abriera más líneas de investigación y así establecer de una vez por toda la responsabilidad de la policía, el ejército, y los propios gobiernos local y nacional en este asunto.

 

teléfono dos

mensaje enviado por un hijo a su madre. Fuente: lasillarota.com

 

Un grupo de investigadores independientes (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI  por sus siglas) volvió a confirmar que el gobierno mexicano miente al decir que los estudiantes fueron incinerados en una población llamada Cocula, y una de las pruebas principales es la actividad telefónica que mantuvieron varios estudiantes y narcotraficantes a la misma hora en la que supuestamente estaban siendo asesinados.

Uno de los teléfonos celulares de los 43 estudiantes presentó actividad una hora después de que, según el gobierno, los teléfonos estaban siendo incinerados junto con sus dueños. Pero no fue el único. Los teléfonos de otros seis estudiantes, y de por lo menos uno de los supuestos asesinos confesos estaban funcionando también a distintas horas que hacen imposible la versión oficial. Esta versión ha sido desmentida en muchas ocasiones por distintos grupos de profesionales. (Con información de lasillarota.com y dobletinta.com)

Anuncios

Ciudadano Google, Ciudadano Facebook

citizen ex.png

Fuente: Citizen Ex

Puedes tener una nacionalidad según donde naciste o cuáles son tus vínculos de sangre, pero aunque no lo hayas pensado antes, también tienes una nacionalidad algorítmica.

Puedes haber nacido en el Reino Unido o en Japón, pero si tu identidad se basa en los lugares que visitas en Internet, ¿de dónde eres? Esta es una de las preguntas que se ha hecho el artista James Bridle para crear “Citizen Ex”, una serie de aplicaciones para Chrome, Safari y Firefox que te asigna una ciudadanía múltiple basada en tu historial de visitas en internet.

Abres tu navegador, saltas de una página a otra durante un tiempo, y luego abres el registro de ese viaje convertido en un mapa bastante preciso. Así emerge una geografía compuesta de países con distintas leyes de protección de datos con la que te has construido una ciudadanía “algorítmica”. Este mapa puede convertirte, por ejemplo en un ciudadano 60 por ciento estadounidense, 20 por ciento británico y 20 por ciento alemán.

Según aparece en uno de los documentos de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés), filtrado por Edward Snowden, a los ciudadanos vigilados por distintas agencias de seguridad se les asigna una ciudadanía algorítmica. Este procedimiento pone en riesgo la privacidad y la libertad de expresión.

Pero según cree Bridle, esta nueva seña de identidad no se corresponde con ninguna utopía como pertenecer a una comunidad universal, sino más bien a un tipo de ciudadanía corporativa: las páginas más visitadas son las de Google y Facebook. El reverso de este nuevo tipo de identidad corporativa sería su utilización como instrumento de democracia participativa o representación proporcional y el “citizen Ex intenta que sus usuarios tomen conciencia de ello.