El rastro de unos teléfonos móviles desmiente la versión oficial sobre la desaparición forzada de 43 estudiantes en México

 

telefono uno

Señal de actividad telefónica el día de la desaparición. Fuente: lasillarota.com

 

El rastro dejado por los teléfonos celulares de algunas de las víctimas, ha vuelto a demostrar que el gobierno mexicano miente respecto del destino de 43 estudiantes normalistas en septiembre de 2014.

Durante una marcha reciente en la Ciudad de México, María Jesús, madre de José Eduardo, una de las víctimas, recordó que el día de la desaparición de los estudiantes mexicanos de Ayotzinapa, en el sur del país, llamó a su hijo por el móvil, y alguien apagó el teléfono. María Jesús, junto con las madres de los 43 estudiantes, marchó para reclamar al gobierno que abriera más líneas de investigación y así establecer de una vez por toda la responsabilidad de la policía, el ejército, y los propios gobiernos local y nacional en este asunto.

 

teléfono dos

mensaje enviado por un hijo a su madre. Fuente: lasillarota.com

 

Un grupo de investigadores independientes (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI  por sus siglas) volvió a confirmar que el gobierno mexicano miente al decir que los estudiantes fueron incinerados en una población llamada Cocula, y una de las pruebas principales es la actividad telefónica que mantuvieron varios estudiantes y narcotraficantes a la misma hora en la que supuestamente estaban siendo asesinados.

Uno de los teléfonos celulares de los 43 estudiantes presentó actividad una hora después de que, según el gobierno, los teléfonos estaban siendo incinerados junto con sus dueños. Pero no fue el único. Los teléfonos de otros seis estudiantes, y de por lo menos uno de los supuestos asesinos confesos estaban funcionando también a distintas horas que hacen imposible la versión oficial. Esta versión ha sido desmentida en muchas ocasiones por distintos grupos de profesionales. (Con información de lasillarota.com y dobletinta.com)

Anuncios

El periodista multado por publicar una foto en twitter

the guardian

fotografía: Paul White/ap. Fuente: The Guardian

La llamada Ley Mordaza se ha cobrado su segunda víctima y The Guardian se ha hecho eco de la noticia.

El periodista español Axier López fue multado con 601 euros por publicar en su cuenta de twitter una fotografía en la que se puede ver a dos agentes arrestando a Naroa Airznabarreta, quien se había negado a presentarse a la vista oral en la que se le juzgaba por un corte en la autopista A8 en protesta por la ilegalización de la organización juvenil Segi en 2007. López subió estas fotos el 3 de marzo.

La Ley Mordaza (llamada oficialmente Ley Ciudadana), que entre otras cosas impone multas a periodistas y medios que distribuyan fotografías con imágenes no autorizadas de policías, fue puesta en marcha en 2015 por el gobierno del Partido Popular y desde entonces ha sido criticada por expertos de Naciones Unidas, asociaciones de periodistas, organizaciones de derechos humanos y partidos políticos.